Cuando la privacidad es un privilegio

 

hero
El nuevo BlackBerry Priv.

Llevo años aguantando las opiniones -en contra, claro-  de propios y extraños contra mi fidelidad, lealtad y hasta fanatismo por los terminales BlackBerry que han sido los mejores teléfonos que he tenido jamás. Ahora llega el BlackBerry Priv y todos han enmudecido.

Su comodidad, su versatilidad, su total garantía de privacidad y por supuesto, su teclado físico, ergonómico, con teclas diferenciadas y rápidas lo convirtieron en El Elegido en el mundo de los businessmen, Un teléfono para trabajar con algunas aplicaciones de ocio. Justo al contrario que ahora que tenemos móviles para el ocio con alguna aplicación para el trabajo.

Yo no cobro comisión de BlackBerry, ni tengo más relación que la fidelidad a una marca que me sigue dando lo que busco. Pero no quería dejar pasar la oportunidad de hablar de este terminal para enmarcar un tema que, al fin, parece en boca de todos: la privacidad y la seguridad, o mejor dicho, la falta de ambas en los terminales actuales, tanto profesionales como de consumo.

Muchas personas de este mundo conectado confiamos en las tecnologías “gratuitas” de Android, por ejemplo, para disfrutar de unos supuestos servicios que nos han transformado de personas en datos, en moneda de cambio.

Un teléfono móvil es una herramienta necesaria que debería ser personal e intransferible. Pero debido a los permisos que nos vemos obligados a conceder a Google o a Apple o a cualquier hijo de vecino que fabrique una app, nuestro terminal deja de ser personal y es vulnerable por los cuatro costados.

Concediendo permiso a un juego, una app descarga de Google Play, o solo por tener un teléfono Android, una empresa ajena por completo al usuario y con frecuencia operando bajo leyes de privacidad externas a las de la UE puede tener acceso, y con permiso a

–          Lista de contactos y números de teléfono,

–          Acceso a perfiles en las redes sociales, incluso enviando post por ti.

–          Conversaciones privadas de mensajería,

–          Registro de llamadas: a quien llamas, cuanto tiempo, con qué frecuencia….

–          Correos electrónicos, lectura o enviar por ti.

–          Documentos privados, presupuestos, facturas, claves, info confidencial de empresa…

–          Fotografías, videos. Ahora mismo el móvil es un mal sitio para tener la foto de los hijos o los sobrinos o lo que queramos proteger.

–          El historial de ubicación (dónde y cuándo hemos estado) y dónde estamos ahora, y hacia dónde vas, o vuelves.

 

Y un inquietante etc… que incluye troyanos espía que se esconden tras el disfraz de aplicaciones antirrobo, apps que te entran por Bluetooth o por Whatsapp, troleros, spamers, virus… Todo esto y mucho más gracias a Google, Android, Apple y todo fabricante que se pirra por tu vida, por la mía, y por la de todos… ¿con qué derecho?

UN ESPÍA EN TU BOLSILLO

Pues aunque suene a título de John Le Carré, así es. Imaginemos que tú que lees esto trabajas en una empresa IT, por ejemplo, en el departamento de I+D. Todo tu trabajo, los datos, archivos, textos y gráficos son obviamente confidenciales y no puedes compartirlo con nadie ajeno a tu departamento.

Para asegurar las transacciones y las comunicaciones tu empresa invierte en una VPN, y en sistemas de networking propios que impidan las miradas de terceros, al tiempo que se establecen normas de uso en wifis públicas, etc…

Y sin embargo, llevas al enemigo en el bolsillo. Todo lo que no quieres que se sepa, puede saberse si usas el terminal para comunicarte y descargar, enviar, o almacenar archivos de tu uso exclusivo y personal.

¿Para qué invertir en ciberseguridad si un simple teléfono móvil puede ser utilizado para espiarme? ¿Por qué debo trabajar con sistemas operativos móviles que son un auténtico colador en lo que a procesos invasivos se refiere?

El nuevo BlackBerry Priv viene a dar cumplida respuesta a estos interrogantes. Utliza Android lo que le hace compatible con todo, pero el sistema operativo “corre” dentro de una suite de seguridad propia de la marca, lo que le hace inviolable desde fuera y configurable al 100 % desde dentro.

O lo que es lo mismo, pone a disposición del usuario la posibilidad de configurar el terminal a su gusto; centralizar comunicaciones y evitar apps molestas y troyanos, además de gozar de una gran autonomía de baterías  en modo conversación y muchas aplicaciones para uso profesional. En definitiva, de nuevo, más de 10 años después, un móvil pensado para trabajar

Construido en fibra de carbono, como los cascos de moto caros, o los que llevan los pilotos de la F1. Tacto sólido. El terminal no se te escapa de la manos ni con un vendaval. Su tacto es antideslizante, como la trasera de un buen Kindle.

Cuenta con un teclado físico, deslizable que se oculta y aparece a placer –eso es una firma de la marca-; su pantalla de 5, 4 “ lo hace muy interesante para el mercado profesional. Compacto, aunque más grande que sus modelos Q10, por ejemplo, pero adecuado a su tamaño y prestaciones  con ¡una batería de 22,5 horas!  para darle toda la versatilidad y autonomía de la que, curiosamente disfrutábamos hace más de diez años, una cámara de 18MB y 32 GB de almacenamiento.

El BlackBerry Priv es la respuesta de una marca que lideró el mercado de los teléfonos ejecutivos a principios de este siglo. En la actualidad solo dispone del 1% de la cuota del mercado de sus terminales móviles,  desde que en 2007 llegaron Iphone, Androids y el resto de la familia geolocalizada, y, con sinceridad, ya iba siendo hora de una respuesta en condiciones.

Su precio, alrededor de los 700… Caro sí… pero no mucho más que otros que son poco menos que trampas para ratones.

Quieres más Sígueme en Twitter: @Paseanteweb

.

 

Anuncios
Vídeo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s